Traslado de Sede Canónica

 El 21 de octubre del año 2000, y tras la aprobación de Palacio Arzobispal de Sevilla, la Hermandad de Jesús realizo Solemne Traslado de Sus Imágenes Titulares a la Nueva seda Canónica; la Iglesia de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Ese día, que quedo grabado con letras de Oro en al Historia de al Hermandad amaneció radiante, todas las calles y plazas estaban ataviadas con los colores de la hermandad Morado y Blanco para la contemplación de tal evento.  Desde primeras horas del día, sones musicales de cerca de una decena de bandas empaparon todos los rincones de nuestro pueblo.

 

                                                      img014.jpg 

  A mediodía, todos los hermanos nos reunimos en Comunidad Parroquial para celebrar allí una Santa Misa de Acción de Gracias, y tras la eucaristía de nuevo los sones musicales pusieron el broche de oro a una mañana de autentica Hermandad.

                                                    img016.jpg

 

  Pero no todo termino hay, pues a as 17:45 horas se abrieron las puertas de la parroquia para todos los hermanos que iban a participar en el Traslado. A las 19:00 horas, la Cruz de Guía estaba enmarcada en las puertas de nuestra Parroquia. Durante la procesión estuvimos acompañados por diferentes Hermandades vecinas así como de las Hermandades de la localidad.

                                                img015.jpg

 

   Y apareció, aun con rayos de sol, Nuestro Padre Jesús Nazareno. Se presento sin corona de espinas, sin potencias de oro y con túnica bordada. Durante todo el recorrido, nuestros Sagrados Titulares estuvieron acompañados de nuestros hermanos y hermanas que, es esta ocasión tan especial, lucieron la clásica mantilla española.

 

         img017.jpg

 

  Y ya con la luna como testigo, apareció la Virgen de Los Dolores más Reina y Guapa que nunca y sintiendo más cerca la compañía del Discípulo Amado, San Juan Evangelista.

 

                                               img018.jpg

  En la plaza de España el Excelentísimo Ayuntamiento de la Algaba agasajo a la Hermandad con un  bello Diploma como recuerdo del acontecimiento que estaba teniendo lugar.

           

  A medianoche, nuestros Sagrados Titulares se acercaron al Barrio de la Cruz del Convento, barrio que desde ese día seria su casa, e hicieron entrada en al Iglesia de Nuestro Padre Jesús Nazareno entre campanas, sones musicales y vítores de sus hermanos.

                                           img022.jpg

 

 

Reproducción de la carta recibida del arzobispado de Sevilla:

 

 

Antonio Domínguez Valverde, Pbro., Vicario General del Arzobispado de Sevilla:

“Por recibida la instancia de la Pontifica, Real e Ilustre Hdad de Ntro. Padre Jesús Nazareno, Ntra. Señora de Los Dolores y San Juan Evangelista, de la Algaba. Atendidas las razones expuestas, cumplidos los tramites requeridos y visto el acuerdo de la Hermandad, por el presente AUTORIZO el cambio de seda canónica de la Hermandad a la nueva Iglesia de Ntro. Padre Jesús Nazareno, sita en la Avd. De la Libertad numero 1, de la Algaba. El rector de al nueva Iglesia será el Rvdo. Sr. Cura Párroco de la de Ntra. Señora de as Nieves, de la misma, con todos los derechos y obligaciones establecidas en el Código de Derecho Canónico, cn. 556 y sgte…”

Sevilla a diecisiete de abril de dos mil.

 

 

Imposición de la Medalla de Oro de la Villa



 
Eran las 6 de la tarde el día 12 de marzo de 1995 y tras visitar las capillas de las Hermandades del pueblo, se abrieron las puertas de la Parroquia y Nuestra Señora de los Dolores apareció antes sus hermanos y devotos, radiante bajo su palio, más guapa que nunca.


Tras una lluvia de pétalos, la Madre del Nazareno Bendito se dirijo hacia la Plaza de España, lugar donde la estaba esperado el Excelentísimo Alcalde y la junta local. Don José María Torres Zapico, comenzó a leer:


En el articulo 1º del Reglamento de Honores y Distinciones que este ayuntamiento aprobó en su momento se establece que las recompensas honoríficas, y evidentemente no de otro modo pueden concederse sino en el ámbito del honor, se disponen para premiar con su otorgamiento especiales merecimientos, beneficios señalados o servicios extraordinarios, trabajos relevantes o cualquiera otras clases de meritos en beneficios de los interés morales o materiales, en primer lugar de la nación, y en especial de nuestra localidad, pudiendo conferir el Ayuntamiento determinados honores y distinciones que están encabezados, por razón de su rango , por la Medalla de Oro.

Cumple en esta ocasión rendir homenaje a una asociación algabeña de fieles que reúne todas las condiciones exigidas en nuestro abierto pero a la vez estricto Reglamento, pues sus servicios a nuestra comunidad, antes que limitarse a una cumplida cronología personal de sacrificio en bien de los interés públicos, se extiende a una buena parte de la población por espacio de mas de 450 años. Es decir, no solo es acreedora esta comunidad religiosa por el mero hecho de su existencia, sino por haberla prolongado durante tan largo periodo de tiempo. Con ello, no se premia a una sola persona, a la Junta de Gobierno o a todos los hermanos que la nutren en la actualidad, sino, también a todos cuantos han formado parte de ella desde que fuera fundada, generaciones y generaciones de algabeños empeñados en un mismo fin de servicio a Dios y a la comunidad, cuyo recuerdo queda permanentemente vivo en sus sucesores, pues de ellos somos, en buena parte, reflejo.

El mandamiento supremo de la ley es amar a Dios de todo corazón y al prójimo como a uno mismo. Pero Cristo lo enriqueció con un nuevo sentido al hacerse el mismo objeto de la caridad con los hermanos. Esta Hermandad, en cumplimiento de dicho mandato, hace suya la dulce obligación de estar presente y operante allí donde haya hombrees que carezcan de comida, de vestidos, de medicinas, de instrucción, de los medios necesarios, en fin, para llevar una vida verdaderamente humana, que se ven afligidas por la calamidades o por la falta de salud, que sufren en la emigración o en la cárcel, viendo siempre en todos ellos al mismo Cristo con la Cruz a Cuesta, a quien en realidad se ofrece lo que se da al necesitado, porque todos en al iglesia, ya pertenezcan a la jerarquía, ya pertenezcan al grey, son llamados a la santidad, a través de la liturgia, la formación y la caridad.

Todas estas razones hacen aconsejable en estos momentos que la corporación municipal desee rendir un pequeño homenaje, el mas grande sin embargo que el Reglamento le permite, a esta asociación piadosa enraizada en nuestro pueblo, para ejemplo de generaciones venideras y presentes. Por que la medalla de Oro de nuestra Villa es el máximo galardón que podemos ofrendarle, pues no es en si el escaso valor de lo ofrecido, nuestro escudo de armas hecho metal y por lazo los colores de nuestra bandera, sino lo que representa; la vida común de una localidad que cuenta por milenios su historia, presentada de algún modo en esos símbolos. Eso es lo que ofrece el Ayuntamiento, nada más y nada menos.”


 
Tras imponerla la Medalla de Oro de la Villa a Ntra. Madre y Señora de los Dolores el paso de Palio se dirigió de Nuevo al Templo donde hizo su entrada, pasadas las 00:00 horas. Aquel día pasó a la historia de la Algaba y a la de la propia Hermandad de Jesús.