Los días 22 y 23 de Octubre, cumpliendo con nuestras Sagradas Reglas, Nuestra Madre, María Santísima de Los Dolores, estuvo expuesta para veneración de sus hijos en devotos Besamanos.